Galicia. De las rias Baixas a las terras altas. Segunda parte

En Sanxenxo, hemos pernoctado, como sabeis dos noches, cuando, por las tardes terminada la ruta, y relajados en el spa del Hotel, disfrutábamos paseando por esta bella localidad, accesible toda la zona del puerto y del paseo marítimo, y algo complicada tierras adentro por lo encrespado de sus calles y las diferencias de altura, pero como siempre digo… ¿quién dijo que lo fácil sea divertido?

 

 
 
El puerto deportivo es un encanto, y el paseo en algunas zonas ganado al mar es un reducto de tranquilidad y armonía, la mayoría de los locales de copas, taperío y restauración son accesibles con silla de ruedas. y a lo largo del paseo están habilitadas bastantes plazas de aparcamiento para discapacitados, ah y, curiosamente, se respetan, que no es poco.
 
Por consejo de nuestra "Guía Azul" optamos por comer un buen Bogavante con arroz, en la Marisquería Marlima, que son especialistas, da al paseo en la Rúa de Madrid, el establecimiento tiene bastantes escaleras, peeeero, con la mágnifica terraza a pocos metros del mar no hace falta entrar al interior si el tiempo acompaña, por 48 euros merece la pena probar este plato, lo acompañamos por un Albariño Terras Gauda, recomendado por Marta, mi compi de rehabilitación, que nos costó 20 euros peeero mereció la pena.

 

ISLA DE LA TOJA Y COMPLEJO INTERMAREAL UMIA-O GROVE
 
Por la carretera que nos lleva hacia La Toja, y desde el coche, podemos disfrutar del Complejo Intermareal Umía – O Grove, un conjunto de marismas, lagunas y playas.
 
Accedemos a La Toja por el puente construido en 1906 , como podeis pinchar el enlace, me centraré en el entorno de la isla, pués su interior, y pido perdón por si no gusta, no me interesa en lo más mínimo.

 

 
 
Sólo dando la espalda al interior se disfruta realmente del paraiso que supone todo lo que rodea a la Isla, las marismas del Complejo Intermareal, los bosques, los mariscadores….., La Toja es muy llana, por lo que es muy apetecible para pasearla y disfrutarla bordeándola bien caminando, rodando o en coche.

 

 
 
Si se toma esta última opción recomiendo hacer paraditas y bajar del coche para sentir la brisa, el olor a mar yver trabajar a la gente del mar, mariscadores y pescadores.
 
 
 
 
Surgen miles de fotografías diferentes, del mar, de la flora y de la fauna, la quietud de la marisma es una invitación a la reflexión y al relax (insisto, hasta que te vuelves hacia el interior).

 

 
 
 
 
Aves migratorias y gaviotas en celo, surgen de muchos puntos de la marisma que rodea a la Isla.

 

 
El Monte de Siradella, en O Grove, es otro punto fácilmente accesible con el coche. Para empezar, llegaréis a una zona de aparcamiento donde hay un cartel que prohibe el acceso salvo a vehículos autorizados, si llevais el certificado dediscapacidad y/o la tarjeta de aparcamiento para discapacitados, os saltais
 
la prohibición, no hay peligro, lo hacen para que en épocas altas de turismo no se colapse el Centro de Interpretación.
Este mirador es el punto más alto de la península de O Grove, se puede disfrutar de una panorámica de la Ría de Arousa y el Oceáno Atlántico. Desde alli vermos las islas atlánticas, la lengua de arena que une la antigua Isla de O Grove con el vecino municipio de Sanxenxo, la rica ensenada de O Vao y la playa de A Lanzada.
 
 
 
En Cambados, perdimos un buen rato, y mereció la pena, para empezar en el Monte de la Pastora, accesible con el coche, se encuentran las ruinas de Sta Mariña de Dozo, lo alucinante es, que se encuentran dentro del cementerio. Se acede por dos escalones, pero desde la entrada hice la foto de la izquierda y se puede apreciar bien.
 
 
Como conjunto Histórico Artístico me quedo con Cambados, la pena es que dejen aparcar por su casco antiguo, pero bueno, así pudimos entrar, aparcar y pasearlo con la silla de ruedas sin problemas.
Hicimos un alto en el camino en el Bar As Pías, un rinconcito muy acojedor con tres mesitas y accesible en silla de ruedas, aquí el albariño con una tapita cortesía de la casa nos sentó genial.

 

 
 
A la Isla de Arousa, accedemos por un puente de casi 1 km de largo que nos adentra en un auténtico paraiso, comenzando por su puerto o la zona de la Secada, un paraiso natural con una pequeña laguna formada por filtraciones del mar y una playa que si no se dice, pasaría por caribeña.

 

 
 
Tanto el puerto como el paseo son accesibles en silla de ruedas con aparcamiento sencillo, y la zona de la Secada, aunque de tierra, se trata de un camino llano por el que se puede circular paseando con la silla de ruedas, incluso de forma autónoma ydisfrutar de sus refrescantes vistas.

 

 
 
En Villagarcía de Arousa, accedemos al Monte Lobeira, por unos caminos no asfaltados pero en buen estado, que además de hacernos disfrutar de un paisaje de ensueño, nos permitió tener una panorámica
de la Ría de Arousa y de la Isla Cortegada.

 

 
 
A Monte Lobeira se llega por la carretera a Ponte Arnelas (Cornazo): a la derecha se toma una via forestal y se llega tras recorrer unos 2 kms. Desde el coche se aprecian buenas vistas, desde el mirador que es una piedra de granito se disfrutan mucho más, pero no aconsejo a los silleros subir ahi.

 

 
Carril, localidad perteneciente a Vilagarcía de Arousa, cuenta con un bonito y largo paseo desde el que se puede contemplar como se acerca el atardecer con la Isla de Cortegada de fondo.
Existen bastantes plazas de aparcamiento para personas con discapacidad y el paseo se encuentra bien adaptado con rebajes de bordillo.

 

 
No podíamos irnos de carril sin probar sus almejas, famosas en el mundo entero, así que preguntamos a la gente de alli y nos dijeron que en el Restaurante Beiramar las preparaban muy bien a la marinera, como podeis ver en la foto encontramos el garito, las almejas estaban riquísimas y el precio aún mejor, 9 euros.

 

UNA VUELTA POR LAS TERRAS ALTAS Y EL INTERIOR DE PONTEVEDRA

CALDAS DE REIS:

El día lluvioso es un buen compañero para disfrutar de este pueblecito con encanto. Desde el Puente romano de Bermaña, se disfruta de la azud natural que forma el río a su paso por esta localidad.Para acceder al puente es necesario dar un pequeño rodeo desde el aparcamiento para evitar unas cuantas escaleras, pero merece la pena. Las aceras del puente no son muy amplias por lo que deberemos tener cuidado para girar con la silla de ruedas.

 

 

 
 
Pero merece la pena ya que desde el puente podemos disfrutar de estampas tan bellas y tan llenas de magia como las que salen aquí.

 

 

 

 

El pueblo cuenta con termas naturales de agua sulfurada c

lorurosódica. Po la Fuente As Burgas emanan estas aguas olorosas y que producen una nebulosa natural a su contacto con el aire, se accede bien con la silla de ruedas.

La ruta está plagada de paisajes inolvidabes que se pueden disfrutar sin necesidad de abandonar la carretera. La pequeña laguna natural cerca de Cuntís puede apreciarse sin necesidad de salir del coche.
 

 
 
Buscando la Laguna Sacra en la parroquia de Meavia, entre Silleda y A Estrada, nos encontramos con paisajes mágicos como éstos, siguiendo la serpenteante carretera y sin salir del coche.
 

 
 
Nos encontramos a una lugareña y le
preguntamos por la Laguna Sacra, nos dió las indicaciones en auténtico Galego y,aunque la entendimos, la encontramos seca, pero pudimos disfrutar de unas vistas y unos parajes de ensueño, mereció la pena. Nos metimos por intrincados caminos sin asfaltar, para salir nos servimos de Berta, nuestra GPS.

 

 
Cuatro intentos y perdernos por unos caminos alucinantes con unos frondosos bosques llenos de relatos y magia, nos llevaron a las Cataratas del Río Toxa,en Pazos, cerca de Silleda, entre los concejos de Silleda y Vila de Cruces. Para llegar hay que tomar el desvíode Bandeira (N-525 Zamora-Santiago),luego por la comarcal
PO-204 hasta el lugar de Pazo (próximo a

 

 

 

Merza). Hasta aquí la teoría, cuando llegueis a Merza, al primer lugareño o lugareña que veais le preguntais, con un poco de suerte os perdereis por los caminos que hay por la zona y disfrutareis del bosque y, tarde o temprano, de las cataratas.
 

 
 
No es necesario alejarse de coche para contemplar las cataratas tal y como las veis en las fotos, existen senderos para llegar hasta las cataratas para quienes puedan recorrerlos.

 

 

 

 
 
CUNTIS:
En esta bella,apacible y encantadora localidad hemos permanecido las dos últimas noches antes de partir para Zaragoza. Aconsejo perderse por su calles, disfrutar de sus tiendas con encanto, perderse por cualquiera de sus cuidados jardines con horreos y cruceiros incluidos, o
disfrutar de la buenas cocinas casera y tradicional en el Mesón A Burga, accesible con silla de ruedas desde una de sus dos entradas. Charo una de las personas más encantadoras que he conocido, y que regenta el local, os aconsejará en todo momento. Yo o aconsejo porque lo he probado: chipirones, solomillo de ternera y por supuesto el pulpo yyyyy la mejor empanada que os podais imaginar, de hecho recibieron un premio hace poco tiempo. No os perdais los orujos caseros que preparan, yo me he traido para casa uno de hierbas. Los precios un pedazo de empanada que no puedes con él, una enorme ración de pulpo, una ensalada, un postre, los cafés y un ribeiro que no envidia al albariño 20 euros (siiiiiii, que no me equivoco ,20 eurooosssssss). Ahhh, no os perdais los postres caseros como la tortilla romana o el delicioso flan de queso.

 

 
 
Cerca de Cuntis, se encuentra la reserva natural de Illa de Barusa, unas cataratas naturales sobre rocas de granito y rodeado de frondosos bosques y unos puentes de cuento de hadas.

 

 

 

 
 
El acceso al parque se realiza por una rampa adoquinada por lo que es necesario llevar cuidadin con la silla de ruedas, ya que tenemos el río a considerable altura. por uno de los puentes hay rampa, pero sin ayuda complicado, aún así merece la pena que os acerqueis.

 

 
En Cuntis, hemos pernoctado en el Hotel Castro do Balneario, optamos por una habitación abuhardillada con vistas al frondoso jardín del Hotel, habitación espaciosa al igual que el baño, adaptado, con bañera y ducha separadas, la entrada como se ve en la foto derecha, sin escalones.

 

Dos noches con desayuno incluido, acceso al acquaform del balneario, un envolvimiento de algas y un masaje en el hidrojet (cama de chorros de agua que te masajean a través de una lona por lo que no te mojas) salen por 260 euros en total.

 

 
 
En lo referente a LAS TERMAS, el acceso realizamos a través del Hotel o por la calle, a elegir, por ambas entradas no existen problemas de acceso para sillas de ruedas, el acceso al acquaform también está adaptado no siendo necesario salir del agua para disfrutar los diferentes tratamientos existentes en esta piscina.En fin de lo mejorcito que hemos visto.
En Cuntis, en el Mesón a Burga, conocimos a Margarita y Antonio, un matrimonio, jubilados losdos, realmente encantadores, nos enseñaron mucho de Galicia y de la zona en la que nos encontrábamos.
Hasta aquí ha dado de sí este primer viaje a Terras Galegas, con suerte al año que viene volveremos para conocer otros lares de este apasionante territorio.
En lo referente a adaptaciones y accesos, como habreis ido leyendo, se encuentra en un alto estado de eliminación de barreras, incluso en núcleos pequeños de población.
Espero que la información aquí plasmada, así como los enlaces que he dejado pinchando en las palabras subrayadas os sean de utilidad.
Gracias a Tod@s por leerme

No comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: