Experiencia en el Sahara, de Faija a Hamada

Tras la primera noche en el desierto con las estrellas como techo y el suelo pedregoso como alfombra, el viento vuelve a hacer acto de presencia. Desayuno de reyes a base de leche, nescafé, colacao, nocilla, pan, mermelada riquísima, queso… en fin, mucha energía para nuestro primer día de #desafíoasalto con Yokmok que va a ser muy duro, cargamos los dromedarios con el material y mi silla de ruedas.

Comenzamos:

Curso rápido para subir a un dromedario “accesible”. ¡¡¡ ¡Agarrarse bien!!!!

Imagen de previsualización de YouTube

Ahora si que comienza nuestra experiencia en el desierto. Subimos el collado de Jabel Bani por terreno pedregoso, continuamos por paisajes de piedras y montañas, llegamos hasta un oasis, donde comemos, continuamos por antíguos cauces de ríos hasta llegar al atardecer al campamento en Hamada.

Imagen de previsualización de YouTube

Esta primera etapa no hasido fácil ya que caminar por piedras, soportar el azote del viento con tormenta de arena, el calor…. Para mis compañeros ha sido duro, no tanto para mí que iba cómodamente sentado sobre el dromedario, perfectamente conducido por Hammet.

En la parada para comer, en el oasis, los porteadores y el cocinero se encargan de descargar completamente los tres dromedarios para que descansen. Mientras preparan la comida nos deleitan con un té que sabe a gloria. Es el momento de comentar las diferentes sensaciones, nuestras vivencias en el recorrido y las primeras bromas entre el grupo.

Por lo que fueron ríos enormes continuamos nuestra marcha hasta llegar al lugar elegido para acampar, es el atardecer y el viento nos azota como ha hecho a lo largo de casi todo el día. Descargan los dromedarios y comienzan a montar las jaimas, sencillas, ajadas y deterioradas por el uso pero fuertes, consistentes y el mejor hogar que podemos tener.

Me siento un privilegiado al poder realizar este viaje experiencial con Yokmok Aventuras, el grupo tan homogéneo que hemos formado y junto a Eva que, para mí es la que más esfuerzo tiene que realizar y en esta etapa ha demostrado lo fuerte que está.

Más fotografías en mi archivo de flikr.

8 comments

  1. bleid dice:

    Popr lo que veo una experiencia inolvidable no???
    un abrazo

  2. Abi E dice:

    Hola Miguel, por lo que se ve en los videos y en las fotos (por cierto unas fotos muy buenas) os lo estabais pasando estupendamente a pesar de la arena, que supongo siempre es un incordio para respirar.
    Un abrazo

  3. Cincuentones viajeros dice:

    Miguel que paisaje tan enorme, lleno de piedras, tiene que ser duro y al mismo tiempo impresionante. No te faltó de nada incluso os visitó la tormenta de arena.
    Saludos.

  4. Miguel, desde luego no me extraña que estés contento, es un desafío realmente exigente.
    No es fácil encontrar un equipo que se embarque en aventuras como esta, ni viajeros sin limite como vosotros que la afronten.

    Un abrazo!

    Roberto

  5. María Díaz-Albo dice:

    Gracias por el post, es una buena motivación para aceptar el “desafío” y vivir la experiencia. Enhorabuena por el blog.

    • Miguel Nonay dice:

      Muchas gracias María por tus palabras, te aseguro que vivir con los Bere Bere, enriquecerte con su sabiduría o dormir a la intemperie, son experiencias que hicieron que me olvidara de mi silla de ruedas. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: