Calcetines calefactables para personas en silla de ruedas

Os traigo mi experiencia con los calcetines calefactables para personas en silla de ruedas o quienes tienen tendencia a pasar mucho frío en los pies.

Muchos sabéis que voy en silla de ruedas debido a las secuelas de Poliomielitis que, entre otras muchas cosas produce intolerancia al frío, es decir, el frío me provoca un dolor agudo e intenso debido a la mala circulación de la sangre en las piernas, que, aunque tengo sensibilidad no puedo mover.

A lo largo de tantos años he probado de todo, desde calentadores a leotardos, calcetines especiales que usan los cazadores, calcetines de lana, incluso botines de neopreno que ahora uso para bucear. En todos estos casos el resultado era negativo y no conseguía mantener el calor desde mis pies hasta las rodillas. Para que os hagáis una idea del dolor que me produce el frío, pensad lo que lo que sentís cuando metéis las manos o los pies en ríos de alta montaña y, en lugar de sacarlos enseguida , los dejáis sumergidos durante muchos, muchos, muchos minutos.

Hace algún tiempo, otro amigo viajero y blogger me recomendó los calcetines con batería así que me puse a investigar y a buscar y comencé en mi sitio favorito de compras: Amazon.

Había varias opciones aunque me decidí por los calcetines Therm-ic – Power Sock con las baterías IC 1200 incluídas que como veis en el vídeo se cargan e colocan fácilmente en los calcetines y llevan tres niveles de potencia. Las baterías se cargan en la red eléctrica en 4 o 5 horas y que también podéis ver en el vídeo. La duración es algo superior a las plantillas calefactables, siendo de 5 o 7 horas al mínimo, 4-6 a potencia media y 3-4 horas a máxima potencia. Yo nunca he pasado del nivel 1 y el calor es muy confortable y no molesta en absoluto.

Me costaron hace dos años 199,99 Euros y a la hora de preparar este post cuestan lo mismo. Hace un par de semanas me compré otro par de calcetines, también en Amazon de la misma marca aunque de color diferente y sin baterías, son estos, y me costaron 57,50 Euros

Por supuesto no solo sirven para personas con problemas de enfriamiento de los pies por secuelas de Poliomielitis sino para cualquier persona que tenga facilidad para la pérdida de temperatura en los pies por su trabajo, o por inclemencias del tiempo, etc.

Gracias a todos por acompañarme.

También podéis ver mi recomendación con las Plantillas Calefactables para personas en silla de ruedas.

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: